Nuestro Pueblo

Superficie: 187,10 Km2 Número de habitantes: 8.858 Gentilicio: archidoneses Visitas Destacadas: plaza Ochavada, convento de las Mínimas, iglesia de la Victoria, edificio de la Cilla, ermita de Nuestra Señora de Gracia, ermita de San Antonio, ermita del Nazareno, iglesia de Santa Ana. Convento de Santo Domingo, ruinas del castillo medieval Situación Geográfica: al noreste de la provincia de Málaga, en la comarca de Antequera y limitando con la provincia de Granada. El núcleo urbano está a 50 kilómetros de Málaga capital, a 20 de Antequera y a 716 metros de altitud sobre el nivel del mar. La precipitación media anual se acerca a los 600 l/m2 y la temperatura media es de 15º C. Forma parte de la comarca nororiental de Málaga, NORORMA. La decisión de elegir un lugar estratégico para fundar un pueblo, tan habitual en las antiguas civilizaciones, queda refrendada de una manera harto elocuente en el caso de Archidona, cuyo casco urbano fue perfilándose al resguardo del Pico del Conjuro (1.012 metros) y de las sierras de Gracia y de las Grajas, de alturas superiores a los 900 metros. Además de por su ubicación a modo de atayala, desde la que se domina un amplio territorio, la localidad se benefició –y también sufrió las consecuencias- de su enclave por hallarse en el paso natural que une las ciudades de Granada y Sevilla. En varias cuevas de la Sierra del Conjuro han sido hallados vestigios de la presencia del hombre prehistórico en la zona, pero fueron los fenicios quienes, ya organizados en sociedad, se asentaron en estas tierras, iniciaron la construcción de las murallas de la ciudad –en las que hay posteriores añadidos cartagineses, romanos y árabes- y los que le dieron el nombre de Ascua, denominación que los romanos cambiaron por la de Arx Domina y los árabes la derivaron en Medina Arxiduna. Desde la expulsión de los cartagineses, Archidona perteneció a la Bética y vivió un período de fuerte expansión, una época de bonanza que acabó con la invasión germánica. Con la llegada de los árabes la villa inicia una recuperación que la haría posicionarse como una de las más importantes ciudades andaluzas durante la primera etapa islámica, cuando llegó a convertirse en la capital de lo que hoy es la provincia de Málaga. Durante la sublevación encabezada por Omar Ben Hafsun a finales del siglo IX y principios del X, Archidona vivió unos años confusos, hasta que en el año 907 el emir Abd Allah la conquistó, y ya bajo el califato de Córdoba llegaron nuevamente años de prosperidad con el impulso de la agricultura y el comercio. Cabe destacar que fue en Archidona donde en el año 756 tuvo lugar la coronación de Abd al-Rahman I, único superviviente de la dinastía Omeya, como primer emir independiente de Damasco. Pero repartido el poder musulmán en los reinos de taifas, que produjo numerosos enfrentamientos, la penuria y el abandono se adueñaron de estas tierras una vez más, hasta que en 1238 pasaron a depender del reino nazarí de Granada. Tras un período de relativa calma vino el asentamiento político y el relanzamiento económico de la zona, que duró hasta los primeros escarceos de las tropas cristinas, las cuales, imparables, preparaban la conquista de Granada previa rendición de los territorios aledaños. A partir de la caída de Antequera (1410), Archidona aún tardaría medio siglo en pasar a manos cristianas, hecho que, finalmente, ocurrió el 28 de julio de 1462. A finales del siglo XV y principios del XVI, la ciudad empieza a configurar el modelo urbanístico que, con escasas modificaciones, conocemos hoy. Cómo llegar La carretera N-331 (A-45) conduce directamente desde Málaga hasta la A-92, que es la vía que hay que seguir (dirección Granada) para llegar al desvío de la A-6200, que desemboca en Archidona.


Carnicerías Peláez
Percofan
Neumáticos Mesa
Frajú
ferretería romero
Aceite El Cerro
enrique

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de CookiesAceptar